Ojala no te hubiera conocido nunca...